Componente vincular – afectivo de la Sexualidad

Por: MPs. Peggy Morales Sequeira
Servicio de Psicología
UCR Sede del Pacífico

 

NO POCAS VECES al hablar de sexualidad sucede que a esta se le relaciona directamente  con la actividad sexual coital propiamente dicha, con lo genital, lo físico, dejando de lado otros componentes  igualmente importantes presentes en la persona y en la relación de pareja.

Una de las consecuencias de esta visión limitada de la sexualidad  es la oposición de algunos sectores de nuestra sociedad a que esta se aborde en  nuestro sistema educativo como parte de los contenidos del programa de estudios,  ya que se cree que esto motivaría a las personas adolescentes a iniciar a edad muy temprana la actividad coital, aparece nuevamente la ecuación sexualidad = coito.

Esta situación, a la que se suma la dificultad de las familias de formar adecuadamente a sus hijos (as) en este aspecto de su desarrollo personal, da como resultado que estos (as) salgan al mundo con un profundo desconocimiento de sí mismos, iniciando relaciones afectivo sexuales con otros desde la confusión, el miedo y los mitos, perdiendo así la posibilidad de vivir experiencias enriquecedoras y satisfactorias, de crecimiento, a partir del encuentro con la pareja. 

Si a este panorama agregamos el componente de la Diversidad Sexual, que en este momento histórico se posiciona en nuestro país como tema, tanto de reconocimiento político  de los derechos de todos y todas,  como de polémica, especialmente entre los grupos religiosos que abogan por una moral sexual heterosexual, hablar de sexo se complica.

Y es que “hablar es muy fácil”  lo difícil es establecer puentes de comunicación, de diálogo, que permitan a los miembros de las familias más que conocerse reconocerse en la maravillosa particularidad presente en cada uno (a) de ellos (as), mirarse desde el cariño y el respeto a esa entidad única e irrepetible que representa cada persona.

Si se asumiera, la sexualidad desde su implícita  integralidad sería más sencillo no sólo enseñarla sino vivirla con alegría, con la libertad que da el conocimiento, en total plenitud, desde una relación amorosa con uno (a) mismo (a) que facilitaría el establecimiento de relaciones gratificantes con otros (as) libres de discriminación y violencia.

Mirar la sexualidad en su totalidad conlleva a acercarnos a aquello que nos acerca y  origina una de las experiencias más enriquecedoras en la vida del ser humano, la vivencia de la intimidad con otro (a),  del cariño, del afecto.

Lo afectivo.

Uno de los componentes de las sexualidad mayormente invisibilizado por la nebulosa de lo genital es el afectivo, paradójicamente, uno de los más importantes para el establecimiento de vínculos significativos, y responsable, tanto de la  alegría de sentirse amado (a), como del dolor  que representa el desamor y sus nefastas consecuencias.

El amor de pareja lo podemos definir como el aspecto de la relación que se corresponde con las emociones, los afectos, los sentimientos que la presencia del otro (a) moviliza.

En el amor  está presente la compleja interacción de varios componentes que, según la receta particular de los amantes, se incorporarán en mayor o menor medida a un  cóctel  único, capaz de nutrir afectivamente a la pareja.

Cada pareja aplica “su propia fórmula”,  los ingredientes son comunes a todas las relaciones afectivo-sexuales y los conforman elementos cognitivos, emocionales y pragmáticos que dan como resultado final ese querer estar y compartir con el otro (a), el surgimiento de un vínculo que implica el disfrute de ese otro (a) en su  emotividad y corporeidad.

En esta lista de ingredientes participan  el reconocimiento, la valoración, el cariño y la ternura entre otros componentes.

 

Reconocimiento:

 Es un movimiento que permite descubrir la existencia del otro. Sin esa exploración, en la que el otro (a) aparece revestido (a) de su propia singularidad, el amor pleno no es posible. La complejidad del reconocimiento reside en su carácter ultrasensorial, es decir, plenamente psicológico. Linares (2002).

En este proceso de reconocimiento – elección de pareja indica Leñero (1987), intervienen los siguientes aspectos: búsqueda de características sociales comunes,  como clase social, religión, edad, nacionalidad. Coincidencia en la escala de valores relacionados a la forma de ver la vida, las metas, etc. Finalmente la búsqueda de rasgos complementarios a la propia  personalidad en un contexto psico-socio-cultural, que influye en el criterio de los futuros enamorados.

Valoración:

Es un movimiento cognitivo que permite apreciar las cualidades del otro (a). Tampoco es posible el amor pleno sin que las cualidades de la pareja sean adecuadamente valoradas en toda su variedad y riqueza, Linares (2002).  Cuando esta valoración es positiva, se abre camino a la reciprocidad, entendida como la correspondencia mutua de una persona con otra. En palabras de Linares (2002), es el  encuentro e intercambio de subjetividades en las que se teje el juego amoroso.

 

Cariño- Ternura:

Se sitúan básicamente en el espacio afectivo y suponen una implicación emocional, una entrega al otro (a). Darse al ser amado para atender sus necesidades es una consecuencia de su reconocimiento y valoración. Desde esta perspectiva, experimentar cariño y ternura no es una trivialidad, porque implicarse con el otro (a) exige cierta renuncia a sí mismo y posponer las necesidades propias.

Otros autores, estudiosos del apasionante tema del amor, han llegado a identificar componentes similares, Fromm distingue elementos como el cuidado, responsabilidad, conocimiento y respeto del ser amado. Por su parte Maturana nos  habla de la atención, cuidado, sensualidad o sensorialidad y sexualidad como parte de sus componentes.

 

 

Bibliografía  

Linares, Juan Luis. Del abuso y otros desmanes: el maltrato familiar, entre la terapia y el control. Paidós Terapia Familiar, Barcelona 2002.

López Sánchez, Félix. Amores y desamores: procesos de vinculación y desvinculación afectiva. Biblioteca Nueva, Madrid, 2009.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On FacebookVisit Us On Youtube